Trucos y técnicas

Ajos
  • Si los doramos en exceso, adquieren sabor amargo.
  • Si queremos un sabor pronunciado a ajo, lo picamos muy fino; si no queremos sabor a ajo pero deseamos consumirlo por sus propiedades, lo partimos solo a medio o lo dejamos entero.
  • El ajo posee propiedades carminativas. Un par de dientes de ajo enteros y sin pelar en el potaje de legumbres, reduce la generación de gases y ayuda en la digestión.
Alcachofas

Para que no se ennegrezcan, al ir a limpiarlas y pelarlas, tendremos preparado un cuenco con abundante agua en la que habremos exprimido un limón e iremos introduciéndolas en él.
Si luego las necesitamos secas, las escurrimos y las secamos con papel de cocina.
Para cocerlas, podemos hacerlo en ese agua acidulada.

Almejas

Se añaden a los guisos cuando éstos ya están completamente terminados para que no se pongas resecas o correosas. El agua de abrirlas sin embargo, se añade al principio para que le de al guiso todo su sabor.

Almendras

Para pelarlas, se introducen en agua hirviendo durante un minuto. Se sacan, se pellizca el extremo de la piel y se retira toda ella con suma facilidad. Luego, para secarlas, se introducen un momento en horno precalentado.

Bacalao

Es preferible desalarlo por completo durante 2 días,  cambiando el agua cada 12 horas y al cocinarlo, sazonarlo al  gusto.

Canelones

Para que después de rellenos y enrollados no se desenrollen, hay que secar antes las placas con papel de cocina.

Espárragos

Para que se conserven frescos y no se resequen, se ponen en un vaso o jarrón con un par de centímetros de agua, con la punta hacia arriba, como si fuera un florero

Garbanzos

Se remojan en abundante agua fría con una cucharada de sal durante 12 horas. Con la sal ablandan pero no la absorben. Se sazonan después de cocidos para que las pieles no se endurezcan.

Huevos escalfados

Se pone agua con una cucharadita de vinagre a hervir y cuando alcanza el punto de ebullición, se baja el fuego y se introduce el huevo que hemos cascado previamente en otro recipiente aparte. Se dejan hervir muy suavemente durante 2 minutos, sin necesidad de tocarlos y una vez escalfados, se sacan con una espumadera.

Patata

El puré queda más cremoso si la patata cocida se tritura en caliente y se le añade el caldo o la leche también calientes.

Salsas

Para engordar una salsa que nos ha quedado muy líquida, mezclamos en un cuenquito una cucharada de harina con un par de cucharadas de la salsa y lo añadimos a la salsa revolviendo bien. Si agregamos directamente la harina sobre la salsa es muy probable que nos quede grumosa.

Tomates

Para pelarlos, se introducen en agua hirviendo (escaldado) durante unos segundos. Se hace antes un corte superficial en la piel y sabremos que ya están cuando la piel se separa en el corte.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarta de queso muy ligera

Bizcocho de zanahoria

Zarzuela de pescados y mariscos